Nemzetközi csoport Fiataloknak spanyol nyelven

2019.10.26 Sábado (Encuentro de jóvenes)

Volver a Casa

El sábado pasado tuvimos un encuentro de la juventud de la misa en español, en la casa de la hermana Barbara, misionera de la Fraternidad Misionera Verbum Dei.

Como en cada reunión, se discutieron varios temas donde se requiere reflexión y predisposición a compartir pensamientos. Cada uno de los participantes mostró un gran interés y libertad para poder expresarse frente a los demás sin sentir ningún juicio, sino solo compartir y comprensión.

Estaba presente un ambiente agradable de serenidad, todos fueron impulsados por un sentimiento real de sentirse parte de una comunidad. Hablar de ti mismo hoy, no siempre es fácil, en una sociedad basada en demostrar que eres invencible y perfecto, que no puedes mostrarte por lo que eres, ya que pondría en peligro la presunta aceptación por parte del otro.

El gran héroe admirado que salva a todos siempre fue una bella imagen de nuestra infancia, lo que más nos impresionó fue su magia y fuerza, su capacidad para hacer cosas que nadie podía hacer, porque diferentes. Pero todos los héroes, para convertirse en uno, tuvieron que descubrirse así mismos y a sus propias capacidades y refinarlos, porque ese poder ya está en nosotros y solo debe descubrirse también a través de dificultades. Eso sería triste, si todos fuésemos iguales, todos perfectos, todos sin obstáculos. Cada héroe es fuerte porque se centran en sus habilidades diferentes de las de los demás.
El viaje siempre conduce a un destino inesperado, pero el río debe ser cruzado, de lo contrario te puedes quedar quieto. No importa cuán largo sea, recordando también al personaje de Ulises, sino cómo estás en ése camino y caminar hacia tu casa, hacia tu hogar. Esta experiencia, el héroe lo sabe y lo enfrenta. Nuestra casa siempre está ahí, esperándonos, una casa hecha de certezas, valores y creencias. Sí, también hablamos de nosotros mismos, de nuestras dudas; de nuestra fe en Dios y en la humanidad, que coinciden.
Sinceramente, compartíamos juntos como en una familia pequeña, donde nos sentíamos bienvenidos y cercanos el uno del otro, donde no tenemos que ser un héroe para nosotros o para la sociedad sino un un héroe para ti y para aquellos que nos importan. Descubrimos que éramos viajeros hacia una “casa” hecha de esperanzas y alegría, como el hijo que regresa con su padre, porque nunca ha sido abandonado, sólo ha recorrido el camino de su vida para descubrir quién es.
Francesca Guglielmi
Es una gozada encontrarnos cada mes con todos los jóvenes estudiantes y adultos de la misa en español. En medio de todas sus actividades, trabajos y ocupaciones que tienen que hacer se dan el tiempo para encontrarse entre ellos, encontrarse consigo mismos y encontrarse con Dios.
Esta vez en nuestro encuentro hablamos sobre la necesidad de reconocer todas nuestras posibilidades, talentos y capacidades que nos pueden servir y potenciar para hacer frente a las dificultades que también las tenemos cada día. Y eso, lo hicimos a través de una dinámica de los superhéroes, nos dimos cuenta de integrar también nuestras debilidades de acogerlas y amarlas para ayudarnos a trabajarlas también.
A continuación, nos dimos el tiempo para hablar no solamente entre nosotros, sino también para hablar con el Señor nuestro Dios, el cual tuvimos una cita especial con él. Allí vimos la necesidad de volver a Él siempre, de compartir la vida también con el Señor, ya que toda nuestra vida en Él, encuentra descanso, fortaleza, alegría, impulso, vitalidad y un verdadero amor.
Qué bonito escuchar de todos, qué es muy bueno tener estos tiempos, estos espacios para poder, hablar, bailar, jugar cantar, compartir nuestro nuestras vivencias, luchas y alegrías y también tiempo para orar.
En definitiva, qué bueno tener una comunidad que hablamos en nuestra propia lengua nativa y así, enriquecernos mutuamente en la vida; juntos caminando hacia el Señor y hacia una amistad sincera.
¿Te animas tú también a participar con nosotros? La próxima será el sábado 30 de noviembre para vivir nuestro retiro de Adviento. En esta ocasión, no sólo participaremos los jóvenes sino también toda la comunidad de misas en español.
¡Te esperamos con mucho cariño! ¡Hasta pronto!